Katathlón

Thu, 14/05/2015 - 20:00 - Thu, 11/06/2015 - 20:00 David Crespo
Katathlón
Katathlón
Katathlón
Katathlón

Katathlón de David Crespo se presenta en Galería Cero coincidiendo con su reciente presencia  en la primera edición de Do Disturb!, festival creativo organizado por el parisino centro de arte contemporáneo Palais de Tokio, que invitó a Matadero Madrid, junto al  MoMA PS1 (New York), la Tate Modern (London),  el Centre National des arts plastiques (CNAP, Paris), the 49 Nord 6 Est – Frac Lorraine (Metz, France) y el Berghain (Berlin).

Matadero Madrid propuso a David Crespo por el desafío y rigor de sus proyectos junto a cinco destacados artistas también fuertemente enraizados en la escena artística madrileña.

Katathlón cierra un ciclo en su trayectoria iniciada con su estancia en Grecia, entre Atenas y Tsalónica, en la que el alejamiento del objeto se manifiesta definitivamente y se inscribe en una corriente de la creación artística actual caracterizada por un patente distanciamiento de la producción objetual.

Tras la celebración de las olimpiadas de 2004 en Atenas comenzó a fraguarse una nueva realidad económica, social y política en el país heleno. David Crespo no permaneció ajeno a las disonancias entre un país en crisis y el escenario de una cultura, la antigüedad clásica, que configuró en gran parte la civilización mediterránea.

Los Juegos Olímpicos son una construcción del siglo XIX recreada por el barón de Coubertin, enlazando conceptos de salud, educación, juventud y deporte que funcionasen como un tranquilizante arquetipo cultural, inspirado en el ideal de una Grecia que fijó el ideal de belleza en un arte plagado de referencias a aquellos juegos en la polis de Olympía.

Nerea Urbieto, comisaria de la exposición, explica así el título de la exposición:

Katathlón, surge de la fusión de dos palabras, ambas derivadas del griego: katastrophe que significa ruina, destrucción -y pentatlon-, competición atlética que constaba de cinco partes. El primer término alude, por un lado, a la cuestión que veníamos refiriendo de la crisis griega y, por otro, al costoso y enrevesado proceso de investigación llevado a cabo por el artista para realizar este proyecto. No me resisto a mencionar que una de las opciones expositivas alternativas consistía en desparramar todas las piezas por el suelo, evidenciando el caos al que había llegado y poniendo de relieve lo inesperado, factor que sobrevuela toda la muestra.

La muestra presenta diferentes planos de significado. A primera vista bajo una apariencia básica, ingenua, y algo surrealista que sin embargo nos permite indagar en una reflexión que desencadena el absurdo en el que nos sumerge. Cuando las reglas del juego se alteran, cuando las normas se modifican para crear otros juegos, los sólidos anclajes que nos construyen se tambalean y no vemos obligados a pensar de nuevo nuestra posición en este damero, en los retos a los que, ya sólo convertidos en pobres y pequeños mortales, tenemos que enfrentarnos.
La exposición  se resuelve formalmente mediante instalaciones escultóricas, piezas de video, y fotografías, presentes en las cajas de documentación de las cinco disciplinas del Katathlón: Carrera/backgammon,  lucha/baloncesto, 
salto de longitud/tenis, lanzamiento de disco / ciclismo y Lanzamiento de jabalina/pesca.

Las imágenes utilizadas como soporte documental del proceso, almacenadas en cajas archivadoras al final del trayecto expositivo,  son piezas claves, que guían al espectador por los caminos que ha ido recorriendo David, para trazar los hilos que unen las  clásicas disciplinas  con estas  nuevas en las que se han metamorfoseado,  sembrando la incertidumbre y el caos que el mundo clásico intento ordenar, y en miradas ilusorias sobre los tiempos pasados,  a veces lograron aparentar que hubo un tiempo en que se llegaron a controlar estos hidus, y estas hybris que hoy vemos desbocadas.
 

Download press release